Fotografía de bodegón

Tras casi un año dedicando mis esfuerzos a la fotografía de personas, sentía la necesidad de encontrarme a solas frente al objeto a fotografiar, pudiendo disfrutar del mero hecho ver la luz, focalizando toda mi atención en la iluminación, la composición y la fotografía. Por todo ello, el lunes pasado volví a reencontrarme con la fotografía de bodegón.

La fotografía de personas es una de mis grandes pasiones, pero todo pasa muy rápido, para organizar una sesión hay que invertir mucho esfuerzo, coordinar a muchas personas, y tener en cuenta un montón de factores. En cambio la fotografía de bodegón es mucho más sencilla e intimista, no es necesario una gran preparación (al menos no en este caso),  y te proporciona tiempo para la reflexión y la experimentación, te encuentras frente a un objeto, que no tiene problemas en estar horas posando, no le importa que te cueste o te quedes mirando como un pasmarote, ni que quieras experimentar, y además te presenta retos, que te hacen entender mejor el funcionamiento de la luz.

Tras una larga meditación, sobre con que objeto romper el hielo, me decidí por la lámpara de mesa que ilumina mi salón. Esta lámpara técnicamente es un objeto especial, ya que la superficie es reflectante, y además la pantalla tiene unos huecos que simulan unas ramas, que puede dar bastante juego. Además añadí otra dificultad, (para no aburrirme), tenía que hacer una foto diferente a lo que había hecho hasta ahora, que no se si es porque lo he visto muchas veces, pero me parece que va todo en la misma línea, aunque claro está tampoco quiero perder mi esencia… Tras unos días de meditación, el domingo a la noche por fin lo vi claro, mi inspiración sería el bosque. y la lampará seria como un árbol, que levanta imponente en medio del claroscuro producido por los arboles circundantes.

Tras analizar bien la calidad del material, y las necesidades expresivas que requería la foto, me decidí por una iluminación trasera, que silueteará la lampara, y la bombilla encendida, haría el resto del trabajo.

Por una cuestión técnica, tuve que hacer otro disparo para el fondo, que lo iluminé con una luz baja, con un filtro cálido, desde atrás. Este junto con la pantalla será mi bosque.

Y tras juntar todas las imágenes y con menos retoque del esperado…..este es el resultado:

Espero que os haya gustado, a mi desde luego me encanto la experiencia, y volveré a repetirla….os mantendré informados.